Características de una casa ecológica

casa_ecologica

Considerando los poco alentadores índices de contaminación en el mundo, y que en Chile realidad no es muy diferente, son cada día más las personas que optan por invertir en construcciones ecológicas.

Este tipo de viviendas tienen la gran ventaja de funcionar a base de energía natural, es decir, se saca el máximo provecho a las condiciones climáticas del lugar en que se construye: se aprovecha la luz del sol y los vientos de tal manera que éstos sirvan para abastecer energéticamente las necesidades del hogar.

Una construcción ecológica, en términos monetarios, requiere de una inversión superior a la que se realiza para una edificación normal. Pero aunque los costos sean elevados, la inversión arroja muchos más beneficios y ésta además se recupera a largo plazo con el ahorro que implica el no gastar en energía eléctrica.

Lo grandioso de estas construcciones es que desde su diseño arquitectónico, hasta su construcción, están pensados en base a crear un lugar completamente autosuficiente y que proporcione confort a sus habitantes, sin requerir de energías nocivas para el medio ambiente.

Materiales y ubicación

casas_ecologicasEn una construcción ecológica los materiales utilizados deben cumplir con la regla de oro: no causar daños al entorno. Para ello se recomiendan materiales sacados del entorno, los que deben complementarse con algunos de uso regular y reciclados.

En la construcción misma es muy importante que todos los espacios queden debidamente aislados, y que la estructura se complemente además con electrodomésticos compatibles, los de bajo consumo y que no emitan ondas electromagnéticas.

Uno de los factores más relevantes al momento de construir una vivienda sustentable es la orientación de ésta.

Cuando se realiza el diseño, conociendo muy bien el lugar a construir y las características climáticas del entorno, también se define la orientación en base a la mejor manera de aprovechar el viento y la luz solar.

En torno a ello se trabaja también el diseño de la casa, el que debe ser lo menos invasivo visualmente hablando.

La idea de este tipo de construcciones, además de ser amigables con el ambiente y autosustentables, es que se adapten al paisaje en el que quedan insertas. Después de todo, se trata de coexistir y no de generar una lucha de poderes entre la naturaleza y el hombre.